Compulsivamente Rompiendo Moldes

 

 

Roberto-Bolano1.JPG

El poeta y novelista chileno Roberto Bolaño Ávalos transformó la literatura escrita en español, moviéndola del realismo mágico del boom hispanoamericano al infrarrealismo , movimiento que él mismo denominó real vanguardismo

Denominada como se denomine, la escritura de Bolaño, la cual descubrí al azar, es magnífica.  Sí, puede ser pesada mientras el autor deambula por sus mundos etéreos sin advertirnos su próximo paso. Sin embargo, al lector captado por su prosa infundida ricamente de poesía, no le importan los sucesos inverosímiles o los tiempos que andan en forma de espiral. A mí me deja muchas veces con admiración, ojalá yo pudiera expresarme así. Desearía que pudiese haber dicho esto, por ejemplo:

Uno tiene que conocer gente de todas las clases, a veces es necesario empaparse de realidad.     -Nocturno de Chile, Roberto Bolaño

La escritura de Bolaño te secuestra alegremente en un ámbito fantasmagórico en que, por ejemplo,  un sacerdote del Opus Dei, también crítico de obras literarias, y después de una vuelta por Europa regresa a Chile para enseñalarle al mismo Pinochet los pormenores del marxismo (Nocturno de Chile). Tales cosas extrañas no desconciertan de ninguna manera. Una vez metido en el agumento de cualquiera de sus novelas, Bolaño me hace creyente, rendido al poder de su prosa e imaginación.

Maquetación 1

Bolaño tuvo una vida plagada de contratiempos y enfermedades. En 1968, junto con su familia, se trasladó a la Ciudad de México donde comenzó a escribir artículos para varios medios. Dos años más tarde decidió  regresar a Chile, días después del golpe de estado, y se incorporó a la resistencia. Lo arrestaron y pasó 8 días entre rejas. En cuanto pudo, volvió a México para dedicarse por completo a la escritura.  Se le atravesaron muchas cosas: no tenía documentos, y muchas veces le tocó trabajar en oficios como basurero, descargador de barcos, vigilante nocturno y lavaplatos, entre otros.

En 1993 fue diagnosticado con una condición hepática bastante grave. En lugar de tirar la toalla y prepararse para su eventual muerte, se dedicó aun más a la esctitura. Antes de este diagnóstico Bolaño había publicado dos novelas que no lograron mostrar los mejores de sus talentos. Pero a estas alturas se obsesionó con dejar un gran legado literario,sin dudar en ningún momento que fuera capaz de hacerlo. Consiguió un puesto en la lista de espera para recibir un nuevo hígado, pero no tuvo suerte y falleció el 14 de julio de 2003 antes de que llegara su turno.

Durante esa década desde el diagnóstico en 1993 y su muerte en 2003, escribía cada vez más compulsivamente para lograr su meta autoimpuesta. Gracias a su entrega total mientras se le acercaba la muerte, somos beneficiarios de un cuerpo de literatura invaluable. Gracias,  Roberto Bolaño Ávalos, y que en paz descanse.

Anuncios

3 comentarios en “Compulsivamente Rompiendo Moldes

  1. Saudy

    ~Gracias Richard! Hace unos días descubrí a Bolaño viendo unas entrevistas en YouTube, y me ha intrigado e interesado mucho. Ahora leyendo lo que públicas sobre él, de seguro buscaré su literatura!~

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s